domingo, 30 de diciembre de 2012

Si aún dices "venga", yo digo "vale".



Días soleados que conviertes en grises, días en los que la tristeza y la alegría viajan en el mismo tren. En los que inconscientemente te haces un poquito más de daño. Tal vez intentando buscar una explicación a esa respuesta irracional que da tu cuerpo respecto a él, cuando te paras y sin quererlo te atormentan los recuerdos al escuchar esas canciones, malditas canciones. Y al final con las cenizas del recuerdo se acaban mezclando unas cuantas lagrimillas de nada, que a estas alturas ni tienen mucho sentido ni mucha importancia. Algún que otro nudo en el estómago de yo que se qué, si rabia, envidia, indignación, frustración... 

Pero al final te resignas, sacas fuerzas, y asumes que las cosas son como son, y casi nunca son como a ti te gustaría que fueran. Así es que te repites ese you can't always get what you want y prefieres amarrarte a lo bueno de los años es que curan las heridas, obviando cómo continua el verso, y aún no confiando mucho en ello, continuas susurrando cuántas noches soñé que regresabas y en mis brazos llorabas por tu error, y prosigues aún con alguna ligera esperanza de algún día escuchar ese Venga, para poder decir Vale.


jueves, 27 de diciembre de 2012


Si nunca vuelves. Si por las noches ya no hablamos de lo puta que es la vida. Si en los días ya no hablas de mí. Si no me recuerdas. Si has tirado mi foto, y olvidado la fecha de mi cumpleaños. Si cuando oyes esas canciones no te acuerdas de mí. Si ya no las cantas para recordarme. Si cuando me ves ya no te sale esa sonrisa. Si no susurras mi nombre en voz baja. Si ya no esperas encontrarme cualquier día a cualquier hora, cuando menos te lo esperes. Si ya no esperas cruzarte conmigo cualquier noche y darme un buen beso. Si he dejado de ser esa que alguna vez fui. Si has dejado de quererme, o si nunca me quisiste… Y toda esa cantidad de cuestiones que jamás me atreveré a preguntarte por miedo a que tus respuestas me duelan más que el propio olvido. 


miércoles, 26 de diciembre de 2012

¡La vida cada día nos sorprende más!


Dicen que por amor se hacen grandes locuras y que las segundas oportunidades nunca fueron buenas, que la gente no cambia y que lo que menos te esperas; puede suceder. Que hay gente que cada día te sorprende más y gente que preferirías no haber conocido. Momentos que no se olvidan y otros que desearías no haber vivido. Lugares inolvidables y otros no tan sorprendentes. Hay rollos de una noche y chicos que te marcan toda la vida. Cosas inesperadas y otras planeadas, amigas que cumplen un "para siempre" y otras cuantas que se quedan por el camino. Sueños por cumplir y otros que no se pueden conseguir, sea por la razón que sea. Sin embargo, ¡la vida cada día nos sorprende más! Quizás sea por que nadie intenta cambiar las cosas, quizás sea por que vamos al revés del mundo, porque cuando nos hace falta algo bueno siempre nos tienta un poco más lo malo, porque si tenemos el camino fácil, nos excita el difícil, porque queremos demostrar que las reglas no están escritas, que hacemos lo que nuestros impulsos nos piden a cada instante y porque quién, sino nosotros, va a poder opinar de lo que es realmente bueno para nosotros mismos, y porque quien va a saber de que errores nos arrepentiremos y de cuales daremos gracias el resto de nuestra vida.


lunes, 24 de diciembre de 2012

Diciembre: Sweet 18

 


Para mí, el mes más esperado de este año: diciembre. Es aquí cuando me he dado cuenta de que cada día pasa más rápido, que hace ya dos años que mi vida dio un gran cambio con eso de cumplir 16 años; pues bien, dos años después ya van 18. Han sido estos dos grandes años lleno de historias para no olvidar, de demostraciones y aprendizajes para el resto de mi vida. Como bien me han enseñado, los 18 no es una edad cualquiera sino un dejar atrás la infancia y madurar cual melocotón en el árbol. Cada día estoy más segura y es que puede que lo mío no sea estudiar, pero tengo objetivos y sueños, y este año he podido cumplir algunos y aún me quedan demasiados. Al fin y al cabo la esperanza es lo último que se pierde, o eso dicen, así es que no voy a dejar pasar las oportunidades de cumplir otro sueño, o por lo menos intentarlo. Quiero ser la mejor en aquello que deseo, y que eso a lo que ahora llamo "sueños" un día puedan ser una realidad. Espero que, como ya he comprobado otras veces, después del esfuerzo venga una gran recompensa. Sinceramente, el tiempo es algo contra lo que no podemos luchar por eso soy la primera que os dirá que lo aprovechéis en cumplir sueño, objetivos, metas, deseos. Muchos pensareis que para que tantas prisas, que hay tiempo de sobra; pero la verdad es que en un abrir y cerrar de ojos me he visto mayor de edad, habiendo vivido ya 18 años de mi vida. Por todo ello es este mes cuando me doy cuenta de que he vivido otro año más para mi recuerdo, rodeado de personas que me apoyan desde el inicio hasta el final del año y que se que van a seguir ahí mucho años más.


lunes, 17 de diciembre de 2012


Lo que os voy a contar no se parece en nada a una relación normal. Tocaban juntos, se acostaban juntos y… poco más. En realidad, poco más a la vista de cualquiera. Pero para ellos era bastante más que eso. Era la magia de poder tener un lazo con alguien puramente químico, sin sentimientos demasiados involucrados en dicho lazo, sin corazones con posibilidad de hacerse daño. Compartían una especie de atracción que hacía que ambos se estremecieran tan solo con rozarse. Era algo diferente a lo que cualquiera de los dos había sentido antes. Era justo lo que les hacía falta. Se emborrachaban a base de pasión, lujuria y sensualidad, en sus tardes juntos no podía faltar la música de fondo y en realidad la ropa sobraba. Se trasmitían un rollo totalmente sexual que los dos percibían y no querían dejar pasar esa oportunidad de estar juntos cuando les apeteciera, sin sentimientos de por medio, siendo como un juego. Daba igual el lugar, el día o la hora. Ellos tenían la capacidad de comprenderse en ciertos aspectos, se tenían un gran aprecio y era indiscutible que se compenetraban en esto de hacer el amor. Sin nada más placentero que dejarse llevar y disfrutar cada beso, ambos habían encontrado lo que les faltaba para completar sus vidas, por ahora.


sábado, 8 de diciembre de 2012



Fue una de las épocas más felices de mi vida. 
No teníamos un solo mueble, hacíamos picnics en el salón.
Comíamos cuando nos apetecía, nos quedábamos sin dormir cuando queríamos
Prometimos no caer en la monotonía, no acostarnos ni levantarnos nunca a la misma hora.
Vivíamos en ese colchón.



"El curioso caso de Benjamin Button."

martes, 4 de diciembre de 2012


Yo elegí quererte y todas las consecuencias que ello conllevaba, elegí que tú fueses la persona que llenase mis días de sonrisas, elegí que me comieras a besos, elegí también tu voz al otro lado del teléfono. Elegí que no quería otros abrazos que no fueran los tuyos, ni otras manos deambulando por mi pelo o bajando por mi cuerpo. Elegí nuestro mes del año y nuestro día del mes, elegí que tú fueras mi locura y mi cordura. Las idas y venidas, las despedidas, la impotencia y la incertidumbre. Elegí el miedo a fallar y hacer las cosas sin pensar, elegí las miradas, elegí temblar, elegí hacerme adicta a ti, a tus manías y a tu manera de hacer las cosas. Elegí conservar intacto en mi mente cada momento que hemos pasado, y que, por desgracia o alegría, han dejado huella. Elegí no callarme nada, dártelo todo, hablar de nosotros cuando hablaba de mí; elegí ser fuerte y luchar por un solo motivo, elegí darte todas mis oportunidades. Elegí no poner límites. Arriesgar y jugármela por ti. Lo que no elegí fue el final, en mis decisiones no había un final más allá del nosotros. Y ahora… ¡míranos! ¿Qué ha sido de lo que elegí?


viernes, 30 de noviembre de 2012

Querida princesa:



Te escribo para decirte que no me esperes. Porque puede que me entretenga con alguna que otra bruja o quizás nunca llegue. Siento ser yo el que te de la mala noticia de que nuestro cuento tal vez no tenga un final feliz. Así que mi consejo es que te quites el vestido y los tacones, metas en una maleta una docena de sueños y un puñado de estrellas y te largues lejos a escribir tu propia historia, que es injusto que me esperes a mi. Yo seguiré buscándote, pero hasta que te encuentre ¿quién te prohíbe divertirte? Así que escribe tu propio cuento, de hadas o de brujas, y no pienses en el final, al fin y al cabo, siempre acabarás comiendo perdices.

Atentamente: tu Príncipe Azul.



miércoles, 28 de noviembre de 2012


Búscame cuando te apetezca, cuando notes que me echas de menos, cuando te mueras de ganas de tenerme. Búscame cuando no tengas a nadie que te diga que te quiere. Cuando eches en falta las risas sin sentido, las caricias que erizan la piel, las conversaciones sin rumbo, los abrazos en los malos momentos y las locuras perfectas. Búscame cuando necesites alguien que te sorprenda, cuando te des cuenta que nadie tiene esos detalles que yo tenía. Búscame cuando necesites que te digan lo especial que eres, lo bonita que es tu sonrisa, lo bien que haces todo y lo guapo que estas cuando te concentras en lo que te apasiona. Cuando mires el móvil esperando una llamada que ya no llega, cuando salgas y sin darte cuenta me busques con la mirada entre la gente, cuando inesperadamente alguien te toque la espalda y al girarte esperes que sea yo. Búscame cuando necesites cerillas para encender lo que se apagó, cuando mis ojos ya no te pidan guerra, cuando las discusiones sean aburridas y los días rutinarios. Búscame cuando las canciones carezcan de significado. Cuando recuerdes los buenos momentos y te arrepientas de no tenerlos ahora. Búscame cuando tú ego necesite que le supliquen desesperadamente cariño pero, sobre todo, cuando estés dispuesto a dejarte encontrar tú después. 


lunes, 26 de noviembre de 2012

Pensar en lo pasado sin llorar porque no volverá a ocurrir. Recordar grandes momentos imposibles de revivir. Aceptar la realidad sabiendo que lo vivido no volverá a pasar. Disfrutar de un presente que cada segundo te abandona y esperar lo lejano de un 
futuro que está cada vez más cerca.
Nunca uno se da cuenta de lo que vive hasta que lo recuerda más adelante, ni sabe lo que ha perdido hasta que lo echa en falta. Y, rellenar ese vacío es la mejor manera de asegurarte volver a recordar y a echarlo de menos.

domingo, 25 de noviembre de 2012

Niña María


Ya son muchos los años que llevamos festejando esta fiesta del colegio, de nuestro colegio y de todos aquellos pertenecientes a la Compañía de María. Ésta es la fiesta que celebramos en honor a la Virgen niña y es que hoy, para todos los aquí presentes, es el día de “La Niña María”, ese día que noviembre tras noviembre vivimos con la misma alegría y emoción.

Para nosotros, los alumnos de 2º de Bachillerato de la generación del 95, será ésta nuestra última Niña María y que mejor manera que vivirla este año así como el primero, con el uniforme y en procesión por el patio detrás de la virgen. La diferencia es que ya no tenemos dos o tres años ni vamos acompañados de los mayores del “cole”, sino que hoy hemos sido nosotros los mayores que hemos acompañado a los más pequeños a entregar las flores a la virgen, les hemos cedido las llaves de “La Enseñanza” y les hemos pedido que disfruten esta fiesta como nosotros lo hemos hecho. Pero esto no solo se lo pedimos a los duendes y a los de infantil sino a todos los que tenéis la suerte de pertenecer a la Compañía de María. Porque según pasen los años os daréis cuenta de que las historias de hoy son los recuerdos del mañana, que todo lo que hoy viváis aquí puede que en unos años lo recordéis con una sonrisa en la cara. Disfrutad de días como este, rodeados de compañeros y amigos, de profesores y tutores, de colegas y hermanos; olvidad por un segundo los exámenes y todo aquello que os pueda amargar este día, porque “La Enseñanza” es mucho más que eso; al fin y al cabo será como vuestra casa, igual que después de 14 o 15 años, ya lo es para nosotros. Y si me dejáis pediros un favor, me gustaría pediros que el día que lleguéis aquí arriba, al altar, sentados frente a la virgen, vestidas con el uniforme verde y negro que os acompañó desde pequeñas o bien de la manera más elegante con el traje y la corbata, seáis capaces de recordar todo lo que habéis aprendido entre estas cuatro paredes y de valorar cada momento que hayáis pasado juntos.

Pues bien, como un día dijo Santa Juana de Lestonac: “Llenad vuestro nombre. Un sello lacrado, escudo de la Compañía en sus rasgos rectos y firmes lleva grabado nuestro nombre: Compañía de María”. 


¡Viva la niña María!

domingo, 18 de noviembre de 2012


El humo de un café por las mañanas y almohadas empapadas de ti por las noches. Lluvia y mar, sombra y ciudad, nada más en una rutina que se ha llevado todo menos tu nombre. Quiero dejarte. Dejarte con las ganas de que el día tenga 25 horas. Dejarte con mi sabor y con mi aroma por toda tu piel. Con ganas de mi, con ganas de nosotros. Con ganas de empezar un para siempre. Porque sí. Porque me has hecho así. Porque contigo no existen las ganas de rendirse, ni los malos recuerdos, y el miedo pierde todo su sentido. Porque contigo el pintalabios no se queda nunca en los labios y los besos se escapan de la boca.


Sonrisas que huyen y se disfrazan de ti, camas vacías que te buscan, 
corazones que te sufren y labios destrozados 
que sólo saben decir “Vuelve”.

martes, 13 de noviembre de 2012

Ya me di por muerto una ocasión.




“Ya sé que no te gusta verme fumar, pero tengo que prender un cigarro para decirte esto. Ven, siéntate, hablemos cara a cara. No creo mucho en las relaciones, nunca creí. Es como atar un perro a un árbol. Es libre, pero hasta cierto punto. A mí me costó mucho llegar a este momento. Siempre fui como una curva. Me gusta vivir desatada, me gusta dejarme llevar. Claro, hasta que aparecen los sentimientos. Esa especie de masa fucsia que le pega a las personas en el momento menos oportuno, cómo los odio. Por eso te pido que a mí me des noches de locura, con cabezas despeinadas, con resacas mundiales.”

Santacruz - Supersubmarina





viernes, 9 de noviembre de 2012


Desde pequeño te dicen que cuando seas mayor podrás vivir tu vida como quieras, pero nadie te dice que ser mayor es complicado, que dejar de querer duele y que hay personas que no se pueden sustituir. Nadie te dice que el mundo está repleto de capullos y sobre todo de putas. Más bien te dicen que tienes que buscar al hombre perfecto: guapo, con estudios, que sea alguien importante, divertido, feliz, que te comprenda, etc., pero nunca nadie nos enseñó como hacerlo. Nadie te explica como apretar los dientes y sonreír cuando lo que tienes es ganas de llorar, ni siquiera te preparan para el dolor. Todos te dicen que la vida es muy bonita; y te enseñan modales de educación que ni ellos mismos cumplen. Te dicen que no hay que mentir, pero no advierten que luego a los que más quieres son los que te mienten y que las bocas están llenas de falsos te quieros ¿y que peor mentira hay que esa? Nunca nadie te dice que la vida no es de color rosa y que habrá días en tu vida en los que querrás no existir. No te lo dicen porque tienes que descubrirlo tú solo, porque la mejor enseñanza son tus propios errores, cuando tu mismo te das cuenta que no existe el chico ideal y llegas a la conclusión de que probablemente Romeo y Julieta no fueran de este planeta o te das cuenta de que se puede mentir en algunas excepciones o que esos días que quisieras no existir hay que afrontarlos y mirar adelante. Aunque en el momento duele darse cuenta, hemos de comprender que la vida consiste en esto, en cometer errores y aprender de ellos. Que en la asignatura de la vida eres tú mismo el profesor y el temario tu día a día.


   


martes, 30 de octubre de 2012

Bob Marley


“No te enamores de una chica sólo porque tiene un buen trasero o unos lindos senos. No te enamores sólo porque tiene lindas formas. Esas con el tiempo van a perderse. Más bien, enamórate del perfume de su piel, de las emociones que te regala con una sonrisa. Enamórate de sus abrazos y de sus caricias. Enamórate de sus imperfecciones, haz de ellas únicas e inevitables. Recoge su verdadera esencia. Emborráchate de ella. No pongas atención a las formas. Excava en su alma y llega hasta el centro de su corazón. Enamórate de eso, porque es la única cosa que encontraras siempre.”
Bob Marley.


domingo, 28 de octubre de 2012

Basado en hechos reales.



- ¿La quisiste?
+ Estuve con ella, ¡claro que la quise! 
- Y después de que todo acabara, ¿la seguiste queriendo?
+ Aunque a veces me cueste aceptarlo si, la sigo queriendo…
- ¿Y porque no luchaste, porque no hiciste algo para volver con ella? 
+ ¿De que me hubiera servido? Si yo sabia que a pesar de quererla lo nuestro ya no podía ser, si a veces intentamos e intentamos aun sabiendo de que era inútil y llegamos a ese punto en el que nos damos cuenta de que ya fue suficiente, esta de mas decir que la ame, que lo que viví con ella fue hermoso, y que como se lo prometí mas de una vez ''no la voy a olvidar nunca'', y quizás ella hoy me odie, quizás todos sus amigos y amigas me odien porque piensan que fui un tonto que nunca la quiso y todas esas estupideces que dicen las personas, pero nadie sabe lo mal que yo la pase por ella, nadie tiene una idea de las sonrisas que me sacaba con el simple hecho de hablarme al chat, y puede ser que si me halla equivocado, que algunas cosas las halla hecho mal pero la quería, de verdad la quería y eso se lo puedo discutir a quien sea, por un tiempo intente fingir que no me importaba, que ella era libre de hacer su vida y yo la mía, por un tiempo creí haber superado todo lo vivido, hasta que la vi, la vi riendo con sus amigas, la vi feliz, y entendí que por mas que pase el tiempo nunca dejare de quererla, nunca podré olvidarla completamente y hoy que ya paso un tiempo, que ya crecí bastante puedo decirte que la ame, que fui el hombre mas estúpido del mundo por haberla perdido, que quizás la tenia que haber remado un poco mas, pero las cosas fueron así, hay relaciones que no tienen salvación, y el querernos tanto nos hizo demasiado mal, por eso la deje ir…
-¿Crees que ella ahora este con alguien que realmente lo merezca?
+No se si la persona con la cual esta la merece, ¿quien soy yo para decirte eso? la hice sufrir tantas veces que seria un idiota si opinara con respecto a su relación, pero a la persona con la cual hoy esta solo le pido que la cuide, que la ame, que la respete, que no la haga sufrir, que le saque tres sonrisas por cada lagrima que yo le saqué, y si ese hombre es capaz de hacer eso, si esa persona puede hacerla feliz y amarla la mitad de lo que la ame yo... tiene todo mi respeto y de corazón y con lagrimas en los ojos puedo desearles lo mejor...


viernes, 26 de octubre de 2012


La vida me gustaba más cuando mi única preocupación era no salirme de las líneas al pintar. Cuando se podían detener las cosas con un simple “'Eso no vale' ¡Trampa!”. Cuando para salvar a mis amigos solo bastaba con un “¡Por mí! y ¡Por todos mis compañeros!”. Cuando descubrías tus mayores habilidades con un “¿A que no eres capaz?”. Cuando “¡Tonto el último!” era lo único que nos hacía correr tanto que se nos salía el corazón del pecho. Cuando los globos de agua eran la más moderna, poderosa y eficiente arma que existía. Cuando quitar los ruedines de tu bici era un gran paso en tu vida. Cuando el mayor negocio era cambiar cromos. Cuando ponerte el “babi” a modo de capa te hacía soñar, y subido a un escalón deseabas con todas tus fuerzas poder volar como Superman. Cuando el mejor balón que existía era una botella cualquiera. Cuando las decisiones mas importantes se tomaban con un simple "pito-pito gorgorito". 

Antes todo eras más fácil.


domingo, 21 de octubre de 2012


Y es que me vuelve loca esa mirada, esos gestos, y esos dos besos que me das cada vez que me ves. Esa sonrisa y esa manera de hacerte el tonto que tanto me gusta, aunque tú no lo sepas. Esa cara de bobo que se te queda cuando me ves y no sabes que decir. Que me muero de ganas de estar entre tus brazos aunque sea tan solo una noche, que tengo ganas de gritarle al mundo entero que eres mío. Ganas de besarte, de abrazarte, de sentirte. Reconozco que yo también me quedo tonta al mirarte, y que algo en el estomago, una sensación rara, ocurre cuando te veo, cuando dicen tu nombre. El problema es que no sé como hacer para que seas tú quien me lo reconozca primero.


jueves, 18 de octubre de 2012

I'm feeling down



Hay días en los que no te entiendes ni tu misma, días en los que te planteas cualquier bobada y tu cabeza no hace más que dar vueltas sin encontrar respuesta. No sabes lo que te pasa, tampoco sabes en lo que estas pensando, solo sabes que no te entiendes y que hay algo que no esta bien. Existen días en los que se te junta el agobio, con las ganas de fiesta o días en los que te quedarías en casa viendo una película triste mientras piensas en todo aquello que no tienes y consuelas tus penas con una tarrina de helado. Días en los que la lluvia deprime, pero también días en los que la lluvia alegra, y saltas en los charcos como una niña pequeña a la que no le importa nada. Todos hemos vivido esos lunes en los que te gustaría que fuera sábado o esos domingos en los que juras que el lunes cambiarás. Hay días en los que necesitas un gran abrazo, días en los que necesitas ver a alguien especial y otros en cambio, no quieres ver a nadie. Días en los que te das cuenta de que esta sociedad va a peor y te apetece gritar a todo el mundo aunque sabes que eso no cambiará nada. Todos necesitamos una motivación y sentir que lo que estamos haciendo sirve para algo, no merece la pena llevar una vida sin sentido en la que todo sean días grises, ni mucho menos negros. Todos hemos tenido días en los que te tirarías por el puente más alto, con la esperanza de desaparecer; sin embargo esos días se compensan con otros en los que te levantas de la cama con la mayor sonrisa y con ganas de comerte el mundo. Creo que para que existan estos cambios de humor y para que tengamos sentimientos, hay que vivir días negros y días rosas, pasando por toda la gama de colores. 


domingo, 14 de octubre de 2012


Hoy quiero brindar por los que nunca iban a olvidarme y se olvidaron de recordarme, por los que caminarían siempre a mi lado y salieron corriendo al ver las primeras piedras del camino, por los que soltaron palabras de sus bocas esperando que no tuvieran repercusión y se me las clavaron dentro; brindo por los que me dijeron que no lo conseguiría, por los que se fueron sin dar más explicaciones, por los que parecían para toda una vida y duraron una noche. Levanto la copa, miro al cielo y sonrío, brindo por todos vosotros, porque los luchadores estamos hechos de caídas, y que todo lo malo de tiempos pasados tan solo son fotos desgastadas en el baúl de los recuerdos.


sábado, 13 de octubre de 2012


No puedes decir adiós a aquello que todavía no ha empezado. No puedes decir que lo oscuro es tristeza si no has visto sus ojos irradiando felicidad. No puedes rendirte si no lo has intentado. No puedes morir si todavía no has vivido.


lunes, 8 de octubre de 2012

¿Cuántas?

¿Cuántas veces has dicho que querías estar solo cuando lo que necesitabas era que alguien se acercara a darte un abrazo? ¿Cuántas veces has dicho que no tenías ganas de hablar esperando que alguien te sacara una sonrisa con la mayor bobada? ¿Cuántas veces has preferido reír para no llorar? ¿Cuántas veces has dicho que estabas bien con la esperanza de que alguien se diera cuenta de que no lo estabas? ¿Cuántas veces has preferido no hablar para no hacer daño a alguien? ¿Cuántas veces has hecho como que no te importaba y en el fondo te estaba matando por dentro? ¿Cuántas veces has dicho ya me he olvidado de él, pero esperas encontrártelo nada más salir a la calle? ¿Cuántas veces tu orgullo ha hecho que no perdones a alguien que no tenía la culpa? ¿Cuántas veces te has quedado sin hacer algo por miedo a que alguien se ria de ti? ¿Cuántas veces has dicho “te quiero” sin sentirlo? y, ¿cuántos “te quieros” te has callado por miedo al rechazo? ¿Cuántas veces has dicho te odio sin sentirlo de verdad? Y sobre todo, ¿cuántas veces has dicho que no te pasaba nada cuando realmente sentías que te pasaban mil cosas que no entendías ni tú?


miércoles, 3 de octubre de 2012


Las personas suelen decir que vale muchísimo más una relación estable que una noche desenfrenada. Pero esto es simplemente la teoría; que se puede aplicar, tan solo, en situaciones controlables racionalmente. Pues bien, partamos de la base de que quienes apoyan esta teoría suelen ser vírgenes rencorosas, hijas pródigas de Disney Channel. Y la realidad es que igual que el cerebro no es el único músculo que piensa, el corazón tampoco es el único que siente, por eso, las personas necesitan de algo más que palabras bonitas. Realmente, hoy en día, pocos jóvenes aceptan esa teoría y la llevan a cabo. La gran mayoría vivimos afirmando que la vida es una sola, que tenemos que vivirla, que arrepentirse es un razonamiento erróneo y que todo lo que hagamos está aceptado si lo hacemos por "vivir la vida".


martes, 2 de octubre de 2012


Quiero una historia real, una bonita locura sin complicaciones, sin preocupaciones, que comience como algo sencillo y que tú hagas que sea algo imprescindible en mi día a día. Quiero levantarme por la mañana y encontrarme un “buenos días princesa”. Quiero un tío que se lo sepa currar, que me demuestre que vale la pena estar a su lado, confiar en él; que me consiga enamorar porque sabe que merece la pena luchar por mí. Quiero tener la certeza de que en mi vida tengo ese algo que me ayuda a continuar. Quiero que no te canses nunca de mí, que me demuestres que confías en mí, que entre todas las chicas me eliges a mí y, entonces, yo no tendré ninguna duda de que podré confiar en ti. Necesito vivir nuestro secreto, disimular pero sabiendo que nos tenemos el uno al otro y que siempre será así.


domingo, 30 de septiembre de 2012


Miradnos, corriendo de un lado a otro. Siempre con prisas, siempre llegando tarde. Somos la raza humana, siempre compitiendo, siempre con aires de superioridad. Aunque realmente lo que más ansiamos en esta vida es conectar con otros, con aquellos que nos comprendan y nos hagan sentir vivos. Para algunos esta conexión ocurre a primera vista, es cuando ambos saben que lo saben, es el destino destilando su magia. Y es genial para esas personas, viven como en un cuento de hadas, van directos, como cuando viajas en un tren expreso. Sin embargo, eso sólo les ocurre a unos pocos, para el resto de la humanidad vivir es menos romántico, suele ser complicado y lioso, se rige por meteduras de pata y oportunidades desaprovechadas y sobretodo por no ser capaz de decir lo que necesitas decir cuando debes decirlo.


jueves, 27 de septiembre de 2012


De nuestra historia he aprendido muchas cosas; me has enseñado lo “puta” que es la vida y yo he sacado mis propias conclusiones. Una de esas cosas que he aprendido es que no puedes sustituir a personas insustituibles, ni olvidar a personas inolvidables; quiero decir, que esas personas verdaderamente importantes en tu vida no son comparables a ninguna otra, ni puedes evitar los motivos por los que lo son. He aprendido que hay errores que por muy imperdonables que sean, al final perdonamos por el miedo a perder a alguien. He llegado a la conclusión de que siempre hay alguien que te va a decepcionar cuando menos te lo esperes, por mucho que creas que nunca te decepcionará; pero también, que siempre va ha haber alguien que te haga reír cuando tu vayas a llorar. Que hay que aprender a entender a la gente y a ser un poco egoísta. Que en ciertos momentos es necesario desconectar y no dar por supuesto situaciones que nadie te ha confirmado; que no se puede ser paranoica pero tampoco pasota. Sé que las historias simples aburren pero que las complejas hay que saber entenderlas y saber vivirlas. Poco a poco llegue a la conclusión de que olvidar es diferente a no pensar y a dejar pasar; que olvidar aquello que te ha marcado en tu vida es imposible, excepto que tengas alzheimer.  Que lo importante es saber cuando y como dejar las historias atrás y tener el valor de afrontar que lo que llamas historias van a pasar a llamarse recuerdos. He llegado a entender los consejos que la gente me daba y repetía una y otra vez; aquellos consejos a los que yo no hacía caso y ahora al pensarlo dos veces me doy cuenta de que yo misma hubiera dado esos consejos a la persona que estuviese en mi situación. Y sé que, la mayoría de veces, tienes que ser tu mismo el que se de cuenta de la realidad y que para ello es necesario tropezar con la misma piedra una y otra vez, hasta que llegue ese día en el que des una patada a la piedra y la alejes de tu camino.


miércoles, 26 de septiembre de 2012

10.000 Gracias.


Aún recuerdo cuando las estadísticas de visitas estaban en blanco, cuando doscientas visitas eran doscientas alegrías. Bueno, pues ayer, gracias a todos vosotros y a todos los que me leéis pasaron de ser doscientas a diez mil alegrías. Sólo me queda dar las gracias a todos aquellos que han hecho de este blog algo más que palabras y fotos, que me han demostrado que merece la pena seguir expresando lo que pienso y lo que siento, lo que me apetece y lo que me apasiona. Tan solo en algo más de año y medio, y con 209 entradas publicadas, he conseguido diez mil alegrías y por ello a mi solo me queda dar diez mil gracias a todos vosotros.






sábado, 22 de septiembre de 2012


Odio los lunes pero me encantan los sábados. Adoro acostarme tarde y despertarme mucho más tarde aun. Detesto el tabaco pero me encanta el alcohol. Adoro viajar. Me gusta la coca-cola mucho más que la Fanta. Me gusta andar por la calle agarrada al brazo de mi hermana. Odio la literatura y la historia. Adoro el verano, pero no odio el invierno. Me gusta proponerme retos a mi misma. Me río de los defectos de los demás pero también de los míos. Sueño despierta y me encanta. Adoro escuchar música, yo creo que sin ella no podría vivir. Me encanta ir con una sonrisa en la cara y que la gente sepa que soy feliz, aunque a veces me ponga triste. Me paso horas frente al ordenador pero hace demasiado que no veo la televisión. Adoro subir la música a tope y molestar a los vecinos. Me encantan las fiestas y no tienen porque tener siempre alcohol. Me encanta quedar con gente en la que puedo confiar y contarnos mil historias. Amo los amaneceres y atardeceres de Valladolid. Para mí, uno de los mayores placeres de esta vida es que me toquen el pelo. Y a pesar de todo esto, ¿sabes que es lo que mas me gusta?, que he aprendido a vivir sin ti.


miércoles, 19 de septiembre de 2012



Me estás mal acostumbrando. Has conseguido que dejarse llevar por la alegría sea lo más fácil del mundo; eso que siempre evité para que la caída fuera menor cuando todo dejara de ir bien. Después de todo, llegue a la conclusión de que lo mejor que podía hacer era protegerme de todo el que me pudiera hacer daño, sin embargo, has llegado tú y, no se como, has conseguido que cambie esa forma de ver la vida. Has conseguido que quiera ver en las personas algo más que una cara bonita, que deje de criticar a las personas y que vuelva a pensar que merece la pena apostar por alguien especial. No es sólo que haya encontrado mi apoyo diario, es que ahora también mi tranquilidad, mi seguridad, la confianza en mí misma dependen de lo que me hayas dicho hoy, de la cantidad de palabras que me has susurrado al oído. Me estás mal acostumbrando a eso de sonreír a todas horas como una tonta, y me he dado cuenta de que no querría dejar de hacerlo nunca. Que yo soy la que te entiende, que aunque no lo parezca, creo que te conozco mucho más de lo que esperaba, en un mes me has mostrado gran parte de tus virtudes y me has enseñado tu manera de ver la vida. Has sido capaz de escucharme y, sobretodo, de aconsejarme. Y he de decirte, que por mucho que lo oculte, por mucho que lo niegue, tú eres la más perfecta mala costumbre. 


Mi tranquilidad, mi seguridad, la confianza en mí misma dependen del 

número de veces que me has abrazado hoy.


lunes, 17 de septiembre de 2012


  

Dicen que una mirada vale mas que mil palabras, si, es cierto, noto esas cosas raras, llamadas vulgarmente mariposas, cada vez que me miras. Es la necesidad de correr a tus brazos cada vez que me sonríes a lo lejos. Necesidad de comerte, morderte los labios, y dejar que el mundo desaparezca cuando estoy contigo. Necesidad de saber de ti a todas horas, de decirte que te quiero y empecemos a discutir por quien quiere mas. Necesidad de pasar contigo 24 horas, y dejarte con las ganas de que al día le falten horas. Necesidad de que me hagas reír con tus bobadas, con tu ironía y con tus mentiras escondidas bajo esa sonrisa que se muestra en tu cara. Necesito hacer que para ti nada tenga sentido si yo desaparezco. Que quiero hacer 956.412.345 locuras a tu lado, y que me despiertes con un “Buenos días princesa”. Que quiero que cada vez que te metas en la cama te acuerdes de mí, ser tu pensamiento al levantarte y tus sueños cuando estas dormido. Que cuando este insoportable, me muestres que es cuando más estas a mi lado; que probablemente en ese momento yo no me lo merezca, pero será cuando mas lo necesite. Cuando te despidas de mi, échame de menos pasados 5 minutos. Ríete de mí cada vez que pasemos al lado de alguna que te mire y yo me ponga celosa; ríete de mi inseguridad y de mi ingenuidad. Pero lo más importante... no me pierdas para darte cuenta de que me has encontrado.

domingo, 16 de septiembre de 2012

Querida Vida:


Te pido perdón porque ayer pensaba que eras una mierda. Fue uno de esos días en que todo lo ves de color negro, te sientes utilizada a mas no poder, sin ganas de nada,  impotente, decepcionada, etc... y no para de venir a tu cabeza la pregunta "¿por qué cuando crees estar haciendo algo bien, resulta que no es como uno pensaba?” y te planteas la pregunta miles de veces, piensas una respuesta pero no tiene sentido y te das cuenta de que sigues sin entenderlo. Te deprimes, piensas que nada es como tú crees. Y sí Vida, ayer fue un día de mierda, dominado por la decepción. Me acosté con dolor de cabeza y ganas de que acabara el día. En uno de esos pensamientos que aparecen cuando te acuestas, volvió otra pregunta: "¿Voy a poder confiar en alguien o no merece la pena dar un voto de confianza a aquellas personas que no conoces?". Acto seguido, lo piensas dos veces y llegas a la conclusión de que tienes que dejar de hacer de tus problemas todo un mundo, dejar de llorar por cualquier tontería  y sobre todo pensar que, el problema lo tienen ellos. Hay personas que merecen la pena y otras que lo que les gusta es jugar con la gente; que esas personas en las que tu confías y luego resulta que no deberías haber confiado, son las que más te llegan a decepcionar, pero realmente el problema le tienen ellas. A esto, que cierras los ojos y te das cuenta de que eres joven, tienes buena salud, una familia extraordinaria, unas amigas increíbles que se preocupan más de mi que de ellas mismas y siempre están ahí, una vida completa en la que no me falta de nada gracias al trabajo de mis padres, estudio en un buen colegio y mi clase es genial. Y podría  estar hablando horas y horas de cosas buenas de mi vida, incluso hay más cosas buenas que malas. Pero voy a parar. Así que, querida Vida, la próxima vez que me veas deprimida, por favor recuérdame que soy una chica afortunada y lo único que tendría que hacer es darte las gracias por tener lo que tengo. 


jueves, 13 de septiembre de 2012

Saber elegir, elegir bien.


No hay mal que por bien no venga, o eso dicen. De todo golpe se aprende y de toda caída te levantas. De toda perdida ganas algo, lo quieras o no. Porque ni el bueno es tan bueno ni el malo es tan malo. Puedo afirmar, sin lugar a dudas, que en dos meses he aprendido más que en un año, y que hay que saber conocer a la gente, dar oportunidades a quien merece la pena y despedirse de los que te hacen daño. No se trata de jugar con las personas, ni de creer que ninguno merece la confianza que le puedas dar; se trata de saber en quien puedes confiar y no dejar pasar la oportunidad de conocer a alguien que puede llegar a ser una parte muy importante de ti. Hay que saber elegir, para elegir bien, pero antes debes saber lo que quieres y confiar en ti mismo para que todo salga como esperamos. Hay que aprender a tener seguridad en uno mismo para saber elegir, para que nadie te tome el pelo, para que nadie te haga sufrir ni llorar y para saber lo que hacer o como actuar en cada momento.



martes, 11 de septiembre de 2012






Antes de que digas nada y rechaces todo esto, dime al menos dónde puedo encargar a alguien como tú, igualito a ti, aunque sea una copia barata, con eso me vale. Pero encárgate de que venga con todos tus defectos incluidos en el precio. Pídeles que me plagien tu esencia, y tu estúpida manera de reírte de mí. Que consigan copiar tu manera de hablarme, con todas esas palabras que consiguen cambiar mis pensamientos y mi forma de ver la vida. Lo quiero igual de artista, con la misma iniciativa, no me importa pagar gastos adicionales. Diles que no escatimen en tus detalles, y que le jodan al copyright pero quiero calcadas todas tus bobadas. Que no le cambien tu ideología, que siga sabiendo lo que quiere y hasta qué punto. Que le falten horas a sus días y que venga a robármelas a mí, aunque sea de madrugada. Pídeles que encuentren la fórmula que tienes para que me sea imposible pensar que hay algo más allá de ti y nuestra circunstancia. Aprovecha la oferta y exige que me lo envíen sin gastos de envío, con solo ganas de mí. Si no es pedir mucho, pídeles que añadan un chip que tenga grabado mi nombre, que recuerde que es mío y que no olvide que yo soy suya. Y si no es posible eso, pide al menos la garantía y asegura mi corazón a todo riesgo, porque últimamente está hecho mierda y no quiere ver a nadie que no seas tú.